“Sorry About All This - It wasn’t my Idea” explora la apropiación del Barrio Gótico de Barcelona como un espacio dedicado al turismo, y la comercialización de Barcelona como una marca.

El proyecto indaga en el paralelismo entre la arquitectura impropiamente llamada gótica que se encuentra en los edificios más emblemáticos del barrio, y las personas –en su mayoría, no locales– que pasan la mayor parte del tiempo en él.

Este paralelismo se aborda a través de la idea de una ciudad fantasma (porque realmente ya no parece Barcelona) a punto de desvanecer (porque lo poco que tiene de local desaparece). Se presenta una ciudad donde, por lo general, tanto la arquitectura como los comercios y los residentes no son de origen local, sino el producto de la marca de un “barrio gótico” ideado para el beneficio económico de la ciudad, por encima de lo social.